Saltar al contenido

Vehículos eléctricos: el silencio se apodera de las calles

marzo 27, 2019
Coches eléctricos: sin ruido en las calles

La principal fuente de ruido ambiental en las ciudades es la circulación de vehículos. Cualquiera que viva en una gran ciudad es consciente de la cantidad de ruido que el tráfico genera. Pero el silencio tiene un nuevo aliado: los vehículos eléctricos.

Porque, en muchas ocasiones, los urbanitas no somos conscientes del nivel de ruido que soportamos en nuestro día a día hasta que no salimos de la ciudad al campo, donde somos capaces de disfrutar de ese silencio que tanta paz transmite.

Las principales causas de ruido son el motor (incluyendo escape y admisión), los neumáticos, el ruido aerodinámico y la transmisión. La fuente de ruido dominante depende de la velocidad del vehículo y de su funcionamiento. Para velocidades inferiores a los 50 Km/h, la situación de ruido más frecuente se produce cuando los coches reinician la marcha después de estar parados en un semáforo. Aquí el ruido del grupo motriz destaca notablemente.

Los vehículos eléctricos, sin embargo, tienen el poder de cambiar el paisaje de las ciudades. Ya hemos hablado aquí de las ventajas medioambientales. El propulsor eléctrico ofrece una serie de ventajas interesantes: es mucho más silencioso, tiene un funcionamiento equilibrado y sin vibraciones.

Vehículos eléctricos: el silencio se apodera de las calles

Por eso, los neumáticos son la principal fuente de ruido de los vehículos eléctricos. Y ya se trabaja para que, en el futuro inmediato, se acometa un redimensionado de los neumáticos. Así se adecuarán a unas prestaciones sostenibles del vehículo eléctrico. Y para reducir eficazmente el nivel de ruido ambiente en las ciudades.

Un poco de ruido

Eso sí, cabe señalar que todos los coches eléctricos fabricados en la Unión Europea y en Estados Unidos estarán obligados a emitir un sonido que avise de su presencia en la vía a partir de 2019.

El Reglamento Europeo establece que el sonido será emitido por los vehículos, obligatoriamente, cuando circulen a una velocidad inferior a 20 km/h tanto marcha adelante como marcha atrás. El dispositivo será desconectable por el conductor por medio de un interruptor. El sistema volverá a activarse cuando el vehículo arranque de nuevo.

El sonido será continuo y debe tener un volumen suficiente como para informar a los peatones y otros usuarios de que el vehículo está en marcha.