Saltar al contenido

¿Es posible viajar de vacaciones con un vehículo eléctrico?

agosto 8, 2018

Carretera y manta. Irse de vacaciones sigue siendo, para muchos, sinónimo de viajar en coche a su destino vacacional. ¿Puedo hacerlo en un vehículo eléctrico?

La respuesta más fácil es sí. Pero vamos a ser claros. Todo va a depender mucho de varios factores.

Autonomía y distancia, variables importantes

En primer lugar, de la autonomía del coche. La buena noticia, en este sentido, es que esta característica va mejorando por momentos con el paso del tiempo. Si hace relativamente pocos meses la media se situaba en los 180 kilómetros, hoy podemos estar hablando de cerca de 400. Algo que nos permitiría ir de Madrid a Valencia sin necesidad de paradas (más allá de las de descanso).

El segundo factor, y relacionado con el de la autonomía, está en la distancia que separe los dos puntos: el de origen y el de destino de vacaciones. Si de la capital queremos ir las playas de Cádiz, es probable que tengamos que repostar al menos un par de veces para llegar a nuestro destino con un coche eléctrico.

Como podemos ver en Electromaps, cada vez hay más electrolineras y todas las grandes nacionales tienen alguna a lo largo de sus kilómetros. Eso sí, no está de más que llevemos un listado de cuáles son las estaciones disponibles en la ruta que vayamos a tomar para evitarnos sustos

vacaciones recarga eléctrica

Una ruta con paradas

Sobre todo si somos de costumbres y solemos veranear siempre en el mismo sitio, es muy probable que, aunque hayamos pasado muchas veces por los mismos sitios en realidad no los conozcamos.

Podemos, pues, plantearnos un viaje con un vehículo eléctrico como una oportunidad para hacer una ruta con varias paradas y conocer más sitios. No se trata sólo de aprovechar la recarga de la batería para hacer turismo durante unas horas.

Es probable que encontremos alguna casa rural por la zona que nos permita descansar y disfrutar de otra gastronomía y paisaje que hasta la ahora no conocíamos. Es una manera más de ser sostenibles con esas zonas y contribuir a su desarrollo económico y social, sin perjudicarles medioambientalmente.