Saltar al contenido

La carrera imparable del coche eléctrico

septiembre 3, 2018
Rutas en coche eléctrico

En la nueva movilidad que poco a poco se va imponiendo, los vehículos de combustión parecen tener los días contados y van ganando terreno los eléctricos. Y los consumidores también estamos cada día más concienciados con el respeto al medio ambiente y todas las medidas que podemos tomar para preservarlo.

Por si aún no estás del todo convencido, te vamos a dar algunas razones de peso para conducir un coche eléctrico.

No contaminan

Es la argumentación por excelencia: al no tener motor de combustión, los coches eléctricos no necesitan quemar la gasolina y no emiten gases contaminantes. Son, qué duda cabe, la alternativa más verde en la carretera y en las ciudades.

Fáciles de conducir

Olvídate de pisar el embrague y cambiar de marcha: los coches eléctricos tienen cambio automático, así que ellos se encargarán de ajustar la marcha en cada velocidad. Algo que también puede ser más seguro, ya que no tendrás que soltar tus manos del volante.

coche-eléctrico

No pagas aparcamiento

En casi todas las grandes ciudades hay que pagar por aparcar en la calle. Sin embargo, los ayuntamientos de estas urbes han establecido tarifa “0” en las zonas de estacionamiento regulado, por lo que aparcar sale gratis y por tiempo indefinido. Además, en ciudades como Barcelona, en la que los peajes por el uso de autopistas está al orden del día, también se ha establecido la gratuidad para los coches eléctricos.

Conduce siempre que quieras

Estas mismas grandes ciudades cada vez están abordando más la restricción del uso del coche privado por el centro urbano. Algo que no afecta a estos coches eléctricos, dado que, como decimos, no son contaminantes

El poder del silencio

La contaminación, además de atmosférica, también puede ser lumínica y sonora. Los coches eléctricos tienen la ventaja de que son silenciosos, por lo que ni te molestará ni llenarás de ruido la ciudad.