Saltar al contenido

Pueblos fantasma con encanto

marzo 13, 2019
Pueblos fantasma con encanto

Que cada vez vivimos más en las ciudades y abandonamos el mundo rural es un hecho incontestable. Sin embargo, algunos pueblos que han sufrido esta despoblación han conseguido mantener su esencia. Son los pueblos fantasma con encanto:

Ochate

pueblos fantasmas Ochate

Este pequeño municipio del condado de Treviño lucha desde hace años contra la leyenda de ser un pueblo maldito y lleno de fantasmas. En una página web en honor a este pueblo podemos leer toda la rumorología, pero también todos los monumentos que podemos visitar en este pueblo fantasma

Escó

Muy cerca del Pirineo aragonés nos encontramos con Escó, uno de esos pueblos fantasma que tuvo que ser abandonado por la construcción de una presa. A partir de la década de los 70, solo vivían cuatro personas en el pueblo: un pastor y sus tres hijos, también pastores. Está declarado Conjunto Histórico Artístico por estar atravesado por el Camino de Santiago Francés.

Corbera d’Ebre

pueblos fantasmas Corbera

Dicen que es uno de los mejores ejemplos para ver cómo afectó la guerra a las poblaciones. Tanto que el Conjunto de lo que podemos ver está declarado Bien de Interés Cultural.

Aunque la batalla del Ebro tuvo aquí uno de sus principales escenarios, ahora podemos contemplar desde otro punto de vista este pueblo fantasma.

San Vicente de Munilla

pueblos fantasmas munilla

Considerado como despoblado desde los años 50, desde los 80 algunos ciudadanos han ocupado algunas instalaciones y están restaurando este pueblo fantasma riojano. Incluso se ha creado una asociación de amigos del pueblo que también celebran fiestas.

Belchite

Este municipio zaragozano es quizá uno de los que mejor ha sabido explotar esta condición de pueblo fantasma. Tanto que la visita de las ruinas de su iglesia de San Agustín y el Convento de San Rafael es todo un clásico

Granadilla

Este pueblo fantasma pertenece en realidad al municipio de Zarza de Granadilla. Desalojada tras declararse inundable, Granadilla se encuentra en un proceso de rehabilitación para devolverle su esplendor.

Esta villa amurallada está declarada Conjunto Histórico-Artístico desde 1980 y en 1984 se incluyó en el Programa de Recuperación de Pueblos Abandonados. Desde entonces, muchos estudiantes se acercan cada año para ayudar en su rehabilitación.