Saltar al contenido

¿Llegaremos a ver plantas luminiscentes como las de ‘Avatar’?

mayo 29, 2017
plantas luminiscentes

La ingeniería genética tiene muchas aplicaciones y, en los próximos años, veremos cómo su uso se generaliza de una forma mucho más amplia, llegando prácticamente a cualquier elemento biológico que forme parte de nuestras vidas. Una de las aplicaciones en las que se está trabajando con más ahínco es la creación de plantas luminiscentes.

Actualmente, este tipo de vegetales ya existen en países como Estados Unidos. Sin embargo, su capacidad de iluminación es todavía muy escasa. Por ello, los científicos están trabajando para conseguir que este tipo de organismos sean más eficientes y puedan ser utilizados en diferentes tareas que nos harán la vida más fácil y ecológica.

El método que se usa para crear este tipo de plantas consiste en introducir material genético procedente de bacterias luminiscentes que sí que existen de manera natural en algunos entornos marinos. Para su creación, generalmente hace falta que el organismo genere un pigmento denominado luciferina, así como una enzima llamada luciferasa, que es la encargada de catalizar la reacción química en la primera que hará que esta genere luz a través de su propio metabolismo.

Uno de los problemas que podría llegar a plantear este tipo de organismos luminiscentes es que se extendieran de manera natural por el entorno e invadieran el medio ambiente. Para evitar esta situación, los científicos están trabajando alterando el ADN de los cloroplastos de estas plantas en lugar del que se encuentra en el núcleo de sus células. De este modo, se evita que la propagación de sus semillas pueda conllevar la aparición de estas especies de manera no controlada.

El desarrollo de este tipo de plantas tendría dos aplicaciones fundamentales. Por un lado, permitirían iluminar las ciudades de una manera mucho más eficiente y ecológica. Al sustituir las farolas convencionales por árboles luminiscentes se ahorraría energía y, al mismo tiempo, se aumentaría la producción de oxígeno en los núcleos urbanos a la vez que se mejoraría la calidad del aire al aumentar la masa vegetal presente en las grandes urbes.

Por otro lado, este tipo de organismos podrían ser utilizados para estudiar y detectar enfermedades como el cáncer. Gracias a su luminiscencia podrían ser introducidos en las células cancerosas para controlar de forma más eficiente su propagación en forma de metástasis y poder actuar de manera más rápida y efectiva a la hora de luchar contra la enfermedad.

No obstante, todavía queda mucho trabajo por delante. Los científicos tienen que mejorar la creación y desarrollo de este tipo de organismos vegetales para que su producción lumínica sea lo suficientemente eficiente como para que su uso en los diferentes campos en los que podrían tener aplicaciones sea efectivo. Sin embargo, todo parece indicar que en los próximos años podremoos dar paseos nocturnos iluminados por la luz de las hojas en lugar de hacerlo bajo las luces de las farolas.