Saltar al contenido

La nieve: además de bonita, útil

marzo 8, 2019
La nieve: además de bonita, útil

¿Quién no ha jugado alguna vez con la nieve o se ha quedado mirando el brillo que desprende en la montaña? La nieve no es solo algo bonito, sino que cumple un papel fundamental en la naturaleza.

Además de ser el entorno natural de algunos animales acostumbrados a vivir en estas condiciones, incluso en climas mediterráneos como el nuestro la nieve es fundamental para el ecosistema. Así, después de los meses de invierno, con los primeros aumentos de temperatura, llega también el deshielo.

Este proceso, que puede prolongarse durante varias semanas, permite que la tierra siga teniendo riego y que los ríos regulen su caudal en épocas en la que la lluvia puede ser más ausente. De esta forma la propia naturaleza se asegura de que el riego llegue a las plantas y que estas permanezcan vivas.

La nieve: además de bonita, útil

Cuando desaparecen las perpetuas

La acumulación de la nieve es también un indicativo del calentamiento global del planeta y de sus posibles consecuencias. Estas pequeñas acumulaciones de nieve en las zonas con más sombra de las montañas o en los picos más altos son conocidas como nieves perpetuas o neveros.

En España también podemos ver algunas de estas nieves perpetuas incluso en julio y agosto. Los Pirineos es uno de los lugares en el que es más fácil contemplarlos, aunque a veces es necesario subir bastante alto para alcanzarlas.

En otros lugares, como el Himalaya, estas nieves perpetuas se están derritiendo tanto que incluso el Banco Mundial ha hecho un llamamiento para que entre todos intentemos conservar estas acumulaciones de nieve tan valiosas.

Estas nieves se están derritiendo por culpa del cambio climático, provocado entre otras cosas por la contaminación. Y, sin embargo, este calentamiento continuo de estas nieves perpetuas puede conllevar un aumento en los niveles del mar. Además, cuando desaparecen estas acumuluaciones de nieve se puede poner en peligro los recursos hídricos de muchas personas.

Son solo algunos de los motivos por los que la nieve es, además de bonita, tremendamente útil.