Saltar al contenido

Mejorar el transporte para mejorar la salud

septiembre 6, 2017
Movilidad y transporte sostenible en las ciudades

Los cambios que acontecen a nuestro alrededor dan testimonio inequívoco de que las acciones humanas están degradando el medio ambiente a una velocidad que conlleva consecuencias desastrosas. La contaminación que producen las ciudades y los núcleos urbanos más densamente poblados, especialmente en actividades relacionadas con el transporte y la movilidad, también tiene un efecto directo sobre la salud humana.

Ante esta tesitura nada halagüeña, tanto organismos públicos como privados están buscando implementar soluciones que reduzcan el impacto de estas acciones en el entorno y que, sobre todo, consigan mitigar la rápida degradación del aire que respiramos. De hecho, la atmósfera de la ciudad es uno de los principales causantes del asma crónico, irritación ocular, agravamiento de las alergias estacionales y un largo etcétera de enfermedades no transmisibles y vinculadas al sistema respiratorio.

En este sentido existen interesantes propuestas vinculadas a la movilidad. Los desplazamientos en ciudades son los principales causantes de la mala calidad del aire que respiramos. Los motores de combustión, especialmente los que funcionan a partir de diésel, son los principales responsables de la “boina” de contaminación que ya forman parte habitual del skyline de las ciudades más pobladas.

¿Qué iniciativas se están tomando para implementar una movilidad sostenible en los núcleos urbanos?

Potenciar el transporte público

El uso del transporte público es la principal medida que se puede tomar para reducir los efectos de la contaminación que se deriva del uso de los coches con motor de combustión.

Electrificación del parque de vehículos

Otro aspecto fundamental pasa por la sustitución del motor de combustión por el motor eléctrico. De hecho, esta es la principal medida que permitirá que aquellos que quieran seguir haciendo uso del transporte privado puedan hacerlo sin que ello perjudique la calidad del aire.

Car sharing

Esta modalidad de alquiler de vehículos se realiza para trayectos intraurbanos y de poco tiempo. Los coches se reservan y alquilan directamente desde nuestro smartphone, y permiten desplazarnos por la ciudad en un vehículo (en su mayoría eléctricos) de uso particular pero sin tener que tenerlo en propiedad.

Electrificación del transporte público

Otro elemento importante que se debe tener en cuenta es la modernización del transporte público, que pasa, principalmente, por la electrificación de los autobuses. Un buen ejemplo de ello es un proyecto pionero promovido por Endesa en Barcelona mediante la instalación de pantógrafos. Los pantógrafos son líneas de carga eléctrica que se enchufan desde la parte superior del vehículo (similares a los usados en líneas ferroviarias). Esto permite cargar autobuses eléctricos mientras están estacionados en los puntos de inicio y final de trayecto.

Educación y concienciación

Una labor fundamental a la hora de reducir la contaminación de las ciudades pasa por concienciar a la población. De nada sirve crear una red de infraestructura limpia y eficiente si la mayoría de las personas siguen sin comprender que la contaminación de las ciudades constituye un problema urgente. De este modo, es importante comenzar esta labor desde los centros educativos para que las generaciones futuras sean conscientes de la relevancia para su salud que tiene desplazarse de manera sostenible y, al mismo tiempo, es crucial realizar una labor de concienciación firme que consiga que los ciudadanos actuales opten por un transporte responsable antes que por uno que no lo sea.