Saltar al contenido

La UE apuesta por mejorar la calidad del aire

noviembre 1, 2017
La calidad del aire es un factor clave en las ciudades

Podemos ser un poco optimistas: los esfuerzos gubernamentales para frenar la contaminación, sobre todo en las grandes ciudades, están dando pequeños resultados. La mejora es muy lenta y queda mucho por hacer, pero desde la Comisión Europea se manda el mensaje esperanzador de que podemos mejorar la calidad del aire que respiramos. Así se desprende de un informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente sobre la calidad del aire basándose en los datos recogidos en más de 2.500 estaciones de medición de toda Europa.

 

Sin embargo, las partículas en suspensión (PM), el ozono troposférico y el dióxido de nitrógeno ( NO2) siguen siendo los tres principales contaminantes responsable de muchas enfermedades respiratorias, problemas del sueño e incluso muertes prematuras. Las cifras que baraja la UE son alarmantes: las concentraciones de partículas en suspensión (PM25) son las principales causantes de casi 400.000 muertes prematuras en los países que la componen. También se atribuyen numerosas muertes a las acumulaciones de ozono troposférico y dióxido de nitrógeno en zonas urbanas superiores a los valores de referencia tanto de la UE como de la Organización Mundial de la Salud. Recordemos que se considera “muerte prematura” a toda aquella que se produce a una edad inferior a la esperanza media de vida establecida en el país en el que habita. Este mismo concepto incluye la idea de que es una muerte evitable si se actúa sobre sus causas.

Y es precisamente en sus causas es donde la UE está enfocando sus políticas e inversiones, especialmente fomentando el transporte basado en energías limpias. Caso aparte merece la agricultura, que también es una actividad generadora de contaminantes y gases de efecto invernadero.

No debemos olvidar que, más allá de las políticas medioambientales de movilidad que se implanten, cualquiera puede aportar su granito de arena para mejorar el aire de su ciudad: utilizar la bicicleta o el transporte público a diario son hábitos que distinguen a los ciudadanos concienciados con la mejora del aire que respiran. Si quieres conocer ejemplos reales de este tipo de iniciativas consulta este post sobre 9 ciudades europeas unidas contra la contaminación del aire.