Saltar al contenido

Los árboles: fuentes naturales de energía verde y sostenible

marzo 27, 2017
árboles madera

En la búsqueda de fuentes de energía limpias y renovables, algunos expertos han puesto su atención en una de las materias primas que hasta ahora había sido considerada como anticuada y prácticamente obsoleta: la madera.

Son ya diversas instituciones las que defienden que, usando madera como fuente energética se podrían compensar las emisiones de CO2 y reducir la presencia de otros gases de efecto invernadero y dañinos para el ecosistema.

¿Cómo puede ser “ecológico” quemar madera?

La cuestión radica en el hecho de que, mientras crecen, los árboles absorben CO2 del aire. Después, ese mismo CO2 es el que es liberado a la atmósfera durante su combustión, por lo que la balanza se mantendría en un equilibrio teórico. De esta forma, no se contribuiría a mejorar el calentamiento global, pero tampoco se empeoraría su situación actual.

Otro aspecto importante que se debe tener en cuenta es que, quemando madera, se producen muchos menos gases contaminantes que cuando se quema carbón o derivados del petróleo y el gas. Por lo tanto, aunque la combustión de la madera sí que emite CO2, si se compara con la combustión de los combustibles fósiles, su utilización en calefacciones y centrales energéticas podría reducir el impacto actual de los gases contaminantes y de efecto invernadero.

De este modo, la madera podría convertirse en una energía aliada del hombre en su lucha contra el cambio climático. Su objetivo no sería el de sustituir ciertas energías totalmente limpias como la energía solar o la eólica, sino servir de sustituto a aquellas que son altamente contaminantes y que, además de favorecer el calentamiento global, también constituyen un riesgo para la salud de los seres vivos y para el entorno.