Saltar al contenido

Las ciudades españolas quieren ser Smart Cities

enero 10, 2018
Las ciudades españolas quieren ser Smart Cities

El concepto de Smart Cities pretende mejorar la vida en las ciudades a través del uso de la tecnología, además de transformar el modo en el que se relacionan los organismos públicos y los ciudadanos. Para que las ciudades sean más sostenibles, eficientes y habitables es necesario fomentar la movilidad no contaminante, el intercambio de información relevante para los ciudadanos y elevar el grado de participación ciudadana.

En España las llamadas Smart Cities se agrupan en la red RECI (Red Española de ciudades inteligentes) donde los más de 80 municipios asociados comparten información, crean grupos de trabajo y ponen en común experiencias positivas en temas como movilidad, vehículos eléctricos, tecnologías de la información o sostenibilidad.

Según un reciente estudio, presentado por la consultora KPMG, la aplicación de la tecnología digital puede hacer ahorrar a los ayuntamientos hasta un 60% de sus gastos.

Además de Madrid y Barcelona, que se hallan a la cabeza en las clasificaciones de Smart Cities en España, merece la pena detallar como ciudades más pequeñas como Málaga, Santander, San Sebastián o Castellón han iniciado modelos muy avanzados en su itinerario para convertirse en ciudades inteligentes.

En Santander se puso en marcha la plataforma abierta Santander City Brain, que anima a los ciudadanos a participar en la gestión municipal, proponiendo ideas o votando los proyectos a concurso.

Málaga es una de las ciudades abanderadas en cuanto a implantación de tecnologías dentro del marco de las urbes inteligentes. La última de ellas está dirigida a dar información en tiempo real del estado del tráfico para que los ciudadanos puedan optar por vías alternativas en momentos de alta densidad de circulación. A la vez, se está realizando un gran esfuerzo en mejorar la integración de todos los sistemas de transporte público de la ciudad andaluza.

San Sebastián fue elegida como “ciudad faro” de un proyecto europeo que se replicará en otras ciudades (Bristol en Inglaterra y Florencia en Italia) y que apuesta, entre otros temas, por el despliegue de puntos de recarga de vehículos eléctricos, así como la instalación de redes de alumbrado eficientes (LED) e inteligentes. Donostia cuenta además con un servicio de información en tiempo real al ciudadano.

En Castellón se ha realizado un proyecto piloto en un barrio concreto con la idea de testarlo y de que, una vez implantado con éxito, sea escalable a toda la ciudad. Con unos sensores se mide el caudal de distintas fuentes públicas, así como la composición del agua. Por otro lado, se han instalado sensores en los contenedores de residuos para que gracias a la información que transmiten, se conozca cuándo están llenos y se movilice el camión de la basura encargado de vaciarlos.