Saltar al contenido

Comerte hasta el envoltorio: buscando más sostenibilidad

mayo 9, 2018

Es cierto que no hay mejor envoltorio para la fruta que su propia piel o cáscara. En pleno movimiento por eliminar los plásticos y otros materiales de determinadas comidas, surgen  nuevas ideas de envases, algunos de los cuales consiguen realizarse de material comestible.

Esa es, por ejemplo, la idea de Do Eat, una empresa que realiza los moldes de las magdalenas y otros productos similares con materiales naturales, de forma que son totalmente compostables y biodegradables. Aunque no se facilita mucha información, estos recipientes están realizados con agua y patatas. El material se procesa luego con un agente impermeabilizante natural para poder preparar los copetes hasta 2 horas antes de su utilización.  Hay que rellenar este envoltorio 2 horas o menos antes de comer el producto definitivo, ya que, pasado ese tiempo, este material empieza a degradarse. Eso sí, se pueden hornear e incluso meter en el microondas o en la freidora. Su forma y su color permanecerán sin cambios.

Beber agua embotellada… sin botella

Otra de estas innovaciones para eliminar el envoltorio es poder envasar agua sin necesidad de recurrir a las botellas de plástico. Skipping Rocks ha inventado una especie de burbujas de agua, denominadas Ooho, que están hechas de plantas y algas, por lo que son biodegradables en 4-6 semanas, como una fruta. Estas burbujas son comestibles e incluso se puede alterar su color y su sabor.

Comerse el envoltorio: agua con cápsulas comestibles

La compañía asegura que estos envoltorios emiten 5 veces menos CO₂ y consumen 9 veces menos energía que el plástico PET que se utiliza en las botellas. Y, por supuesto, que es más barato que el plástico.

Sí, la corteza también se come

Antiguamente, la corteza para fermentar los quesos se hacía a base de productos naturales, como plantas. Pero la industrialización también conllevó el reemplazo, en algunos casos, por resinas y otros productos. Se pretende así controlar la humedad y las condiciones de maduración, así como para proteger al queso del desarrollo de microorganismos

Ahora, volviendo en parte a los orígenes, se buscan materiales que permitan realizar envoltorios comestibles para los quesos. Encontrarás también en el mercado muchas opciones con las que te podrás comer hasta la corteza. Por norma general, aquellos quesos que sean artesanos ofrecen una corteza comestible. Otra cosa bien distinta es la corteza de los quesos industriales.