Saltar al contenido

Golfo de Alaska, el lugar donde dos aguas se juntan

febrero 8, 2019
Golfo de Alaska, el lugar donde dos aguas se juntan

Los océanos Pacífico y Atlántico tienen pocos puntos de conexión. Uno de ellos es el Golfo de Alaska. Y, según diversos vídeos que pueden verse en Internet, estas dos masas de agua que se encuentran en este punto no llegan a mezclarse.

Las variaciones de color del agua azul oscuro y azul más intenso en ese punto de fusión son claras y sorprendentes. Se trata de un efecto visual muy llamativo y espectacular pero que tiene una explicación científica.

Lo primero que debemos pensar es que estamos situados muy al Norte de la tierra. El fenómeno de este vídeo se debe a que un glaciar se está derritiendo, generando un mar rico en minerales y cargado de sedimentos. El otro lado de la imagen es el agua costera del Golfo de Alaska, de agua salina. El primero tiene una densidad más ligera y un color azul claro, mientras que el contenido de sal hace que la densidad del agua de mar sea pesada, dándole un tono azul oscuro. Esta variación en la densidad del agua es la que conlleva esa diferencia en los colores. Sin embargo, la diferencia de temperatura y nivel de salinidad también son responsables de mantener los cuerpos de agua diferentes.

Debido a los sedimentos glaciares y a la arcilla que se mezclan únicamente en una parte del mar, se forma un maravilloso espectáculo natural en el que se juntan dos aguas con distinta densidad y color, por lo que parece que no llegan a tocarse.

Alaska, no estás sola

Los vídeos del golfo de Alaska en el que se produce este fenómeno se han vuelto muy populares. Pero lo cierto es que este choque de aguas de dos fuentes distintas que parecen no mezclarse puede verse en otros lugares.

En muchas ocasiones, es fácilmente visible por esa diferencia de colores de ambos caudales de agua. Por ejemplo, cuando un río desemboca en el mar, si éste arrastra mucha tierra y rocas el agua tendrá un color más marrón que el azul del mar.

Cuando dos o más cuerpos de agua se encuentran, como los ríos, se llama confluencia. Esto ocurre cuando dos corrientes se unen para convertirse en un río o cuando un afluente se une a un río más grande o al mar. Cuando la densidad es distinta, es cuando se produce este efecto en el que las aguas parecen encontrarse, pero no mezclarse, como en Alaska.