Saltar al contenido

Marte, el gran protagonista del S.XXI

febrero 1, 2018
Planeta Marte: el protagonista del S.XXI

Continuamos nuestro viaje para conocer maravillas del mundo, aunque en esta ocasión nos vamos a ir a conocer estas maravillas… a otro mundo. Literalmente. ¿Nos vamos a Marte?

De un tiempo a esta parte escucho cada vez más hablar sobre nuestro pequeño vecino rojo. Intuyo que va a ser el protagonista principal de la segunda mitad del siglo XXI, pues existen muchos proyectos científicos que pretenden no sólo la llegada del hombre, sino la colonización progresiva del planeta rojo.

Marte es nuestro vecino estelar, el planeta más cercano a Casa Tierra y el más parecido en nuestros sistema solar. Posee ciclos estacionales como La Tierra y su periodo de rotación es prácticamente idéntico al nuestro (también con rotación antihoraria); eso sí, mientras nuestros “días” son de 24 horas, los días marcianos duran, de media, 24 horas y 41 minutos, y la unidad en vez de llamarse “día” se llama “sol”.

Marte es un planeta rocoso, lleno de minerales de todo tipo que contienen mucho óxido de hierro. De ahí le viene su color característico, rojizo. Aunque es rojo únicamente en la superficie, si excavamos (lo está haciendo el Curiosity Rover) obtenemos polvo y rocas grises. Y es más pequeño que La Tierra, aproximadamente la mitad en diámetro y un tercio en superficie. Sin embargo, como La Tierra posee un 70% de superficie oceánica y Marte no tiene océanos, al final el terreno físico disponible es similar en los dos planetas.

Este pequeño tiene, sin embargo, grandes accidentes geográficos, que empezamos a conocer en detalle. Destaca el Monte Olimpo, el mayor volcán conocido en el sistema solar. Tiene ni más ni menos que unos 23 kilómetros de altura, ¡casi el triple del Everest!, y le rodean acantilados de 6 kilómetros de profundidad. La superficie de su base es de unos 600 kilómetros de diámetro, y para un marciano hipotético sería imposible verlo en su totalidad desde la superficie, simplemente verían una pared inconmensurable.

El Gran Cañón del Colorado también se queda pequeño en comparación con el Valles Marineris, un gigantesco complejo de cañones descubierto en 1971 por la sonda de la NASA Mariner 9, de ahí su nombre. Más de 4.000 km de longitud, 200 km de ancho y 11 km de profundidad máxima, entre 7 y 10 veces más grande que el Gran Cañón americano.

Planeta Marte: Valle Marineris

Una de las mayores diferencias reside en la atmósfera marciana. Es muy tenue -la presión media es de 8 hPa (hectoPascales) en comparación con los 1.015 hPa terrestres- y la cantidad de oxígeno que contiene es muy poca. En la Tierra un 21% del aire que respiramos es oxígeno y un 77% nitrógeno. En Marte sólo hay un 0,13% de oxígeno, casi un 3% de nitrógeno… y un 95% de dióxido de carbono, el famoso CO2… Irrespirable. Las temperaturas son realmente frías, con una media de 46ºC bajo cero. Aun así, hay momentos en el “verano marciano”, que la temperatura puede subir de forma esporádica a unos apacibles 20ºC. Las mínimas absolutas también superan a las terrestres, pudiendo alcanzar los 87ºC bajo cero.

En cuanto a la existencia de agua, tema estrella en los primeros tiempos de la exploración marciana, es imposible en estado líquido debido precisamente a la baja presión atmosférica. Sin embargo, y debido a las bajas temperaturas, en Marte hay dos casquetes polares compuestos de hielo. De mucho hielo. Se calcula que si se derritiera el hielo del polo sur marciano todo el planeta quedaría inundado bajo ¡11 metros de agua! Este es el polo norte marciano.

En cualquier caso, y a pesar de estas condiciones tan extremas, Marte es el gran objetivo espacial de este siglo, y no únicamente de las agencias espaciales nacionales, que cuentan con bajos presupuestos, sino de empresas privadas con mayor potencial económico. Elon Musk, de SpaceX, se ha propuesto llegar a Marte antes de 2030, y dar el paso a lo que él llama “hacer la vida multiplanetaria”, ser una “especie multi-planeta”… Y si este tipo se lo ha propuesto….

La exploración de Marte, no obstante, tiene una historia plagada de fracasos. La mayoría de las misiones, tanto de orbitadores como de sondas y otros artefactos no llegaron a cumplir sus objetivos, pero desde que aterrizó allí en agosto de 2012 un Rover de la NASA llamado Curiosity está siendo capaz de acercarnos este planeta como nunca. Día a día –hoy para él es el Sol 1952- este pequeño laboratorio con 6 ruedas envía sus informes, sus imágenes y datos desde el Cráter Gale y hace posible que esos 225 millones de kilómetros que nos separan, parezcan menos. Esta es la posición actual del Curiosity Rover (la carita muestra Bradbury Landing, el lugar del martizaje de 2012…):

Planeta Marte: expedición Curiosity

Es hora, pues, de conocer mejor Marte, de acostumbrarnos a sus peculiaridades, a sus medidas, su geografía, sus posibilidades de vida, etc. En los próximos años y décadas será un tema cada vez más presente.