Saltar al contenido

Voluntariado energético, ¿en qué consiste?

septiembre 25, 2018

Se entiende por pobreza energética la incapacidad de un hogar de hacer frente al coste de sus necesidades energéticas básicas. Para paliar estos efectos, se ha puesto en marcha el voluntariado energético.

Cabe señalar que en España el 11% de los hogares (es decir, 5,1 millones de personas) son incapaces de mantener su vivienda a una temperatura adecuada en invierno, de acuerdo con el III Estudio de pobreza energética de la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA).

Las entidades sociales, como las ONG son uno de los primeros emplazamientos a los que acuden las familias y acreditan su situación de vulnerabilidad. Pero con el voluntariado energético se busca implicar a trabajadores voluntarios (tanto en activo como ya jubilados) de las empresas productoras de energía (Endesa, en este caso), quienes colaboran con trabajadores sociales de entidades como Cruz Roja. Todos juntos buscan encontrar soluciones para personas en situación de vulnerabilidad.

voluntariado energético endesa

Cómo funciona

Así, con este voluntariado energético, los trabajadores de las energéticas acuden a las entidades sociales y se llevan las facturas de las personas en riesgo de vulnerabilidad. Estas facturas y estas condiciones son estudiadas por un equipo creado por Endesa para posteriormente, devolverlas con las mejores soluciones para cada caso.

Las personas vulnerables reciben asesoramiento sobre potencia, tarifa y los servicios energéticos que más le convienen. Además, se les dota de un kit de eficiencia energética con algunos productos como bombillas de bajo consumo.

Por su parte, los trabajadores de las entidades sociales agradecen los conocimientos sobre energía que les transmiten estos trabajadores de las compañías energéticas

Cabe señalar que esta iniciativa de Voluntariado Energético está en marcha desde 2015. En esta tercera edición se espera poder contar con más de 200 voluntarios, entre empleados y prejubilados de Endesa, junto con voluntarios de Cruz Roja para poder actuar en 14 ciudades, frente a las 5 de la segunda edición. Así el reto es poder ayudar hasta 3.000 familias desfavorecidas (o, lo que es lo mimos, 7.500 personas), casi 18 veces más que el año pasado.