Saltar al contenido

Restauración: el arte de dar una segunda vida a los muebles

noviembre 16, 2018

Tener un mueble viejo o estropeado no significa tener que acabar con él. Gracias a la restauración podemos darle una nueva vida a estos objetos deteriorados.

Es cierto que hay personas que tienen la maña suficiente para hacerlo. Es más, tienen la capacidad de ver ese nuevo objeto incluso cuando alguien lo ha dejado en un contenedor de basuras. Pero si no tenemos esa habilidad y no queremos deshacernos de este viejo enser, siempre podemos recurrir a empresas especializadas en restauración.

Restauración a nivel doméstico

Si lo que buscamos es simplemente darle una nueva oportunidad a ese mueble, lo primero que debemos hacer es limpiarlo. Quitándole el polvo y la suciedad y aplicando los productos adecuados para su tratamiento, nuestro enser cobrará una nueva vida.

Restauración: el arte de dar una segunda vida a los muebles

Si el mueble es de madera, deberemos lijarlo para, posteriormente, pintarlo o barnizarlo. Si optamos por la segunda opción, mantendremos más la apariencia original del objeto. Pero no debemos tener miedo a aplicarle un nuevo color para darle ese toque más actual. En función del tono que elijamos, ya estaremos dando un completo nuevo aire al mueble.

En este proceso de restauración también podemos emplear nuevos pomos, cierres o herrajes en nuestro mueble. Se trata de una opción más de darle un aire más actual y quitar años de encima al objeto. Si se trata, por ejemplo, de un sillón, un nuevo tapizado que coordine mejor con el resto de la estancia donde vayamos a colocar este objeto también nos ayudará a reciclar este mueble y que siga siendo útil.

La restauración más profesional

Podemos decir que la restauración es una práctica que permite alargar la vida útil de un mueble. En su vertiente más clásica, la restauración respeta el aspecto original y su significado histórico y artístico. Aunque también se permite dar un nuevo significado y utilidad a ese mueble. Por ejemplo, una puerta puede acabar siendo una preciosa vidriera.

Para hacer la restauración de muebles y piezas antiguas, en ocasiones hay que realizar labores de carpintería, pintura y acabados. Cuando se trata de una actividad profesional, incluso entra en juego la Historia del Arte y se realiza con tanto mimo que el proceso puede alargarse durante años.