Saltar al contenido

Ultima Thule y Chang’e-4, sigue la conquista espacial

enero 3, 2019
Imágens de la Luna mandada por la sonda china Chang’e-4,

Primer post del año, y a falta de movimiento meteorológico en nuestras latitudes, vamos a mirar al firmamento. Más allá de nuestra atmósfera, donde las noticias no dejan de producirse semana tras semana. Es indudable que la carrera espacial se acelera, el interés por descubrir nuevos horizontes es cada vez mayor y con seguridad la tecnología va a permitirnos vivir emociones fuertes en los próximos años… Marte es el objetivo principal, no cabe duda (aunque la Luna sigue en la mente de muchos). Nuestra presencia tecnológica allí ya es un hecho, pero la presencia humana es otra cosa. En ello se está trabajando sin descanso, paso a paso. No va a ser fácil, pero va a ser. Os recomiendo la serie de Netflix “Marte”, que aunque se estrenó allá por 2016, mezcla realidad y ficción para componer un mosaico muy completo de los retos y situaciones complicadas que nos encontraremos en esta gesta. La serie sitúa la llegada de los humanos al planeta rojo en 2033. ¿Acertarán?

Ya hablando de realidades, repasemos dos noticias espaciales aún calentitas.

La primera ha sucedido esta pasada madrugada, hace unas horas, en la cara oculta de la Luna, nuestro satélite. La sonda china Chang’e-4, nombrada así en honor de la Diosa china de La Luna, ha alunizado allí, siendo la primera vez que un artefacto terrestre se posa es la parte no visible, más concretamente en el polo sur lunar, la Cuenca de Aitken. La sonda, y un vehículo lunar con capacidad de desplazamiento, estudiarán el Cráter Von Kárman, uno de los más antiguos de nuestro satélite. Entre otros experimentos a realizar, la sonda china lleva casi 3 kg. de semillas de patata y huevos de gusanos de seda, para estudiar la biología de las mismas en aquel ambiente. La foto de portada es la primera que ha enviado, hace unas horas. Y esta, a continuación es la planicie con el Cráter Von Karman.

La segunda noticia también es de esta madrugada. Las primeras imágenes -con una resolución decente- de Ultima Thule, el objeto más lejano fotografiado y estudiado con detalle por cámaras terrestres, situadas en la sonda New Horizons de la NASA. Se trata de un minúsculo planetita binario, de 33 km de largo, formado por dos rocas de aspecto redondeado. La mayor Ultima, la pequeña Thule, unidas de forma natural por la gravedad a lo largo de millones de años. Y a 6.600 millones de kilómetros de nuestra Casa Tierra, más allá de Plutón, en el Cinturón de Kuiper.

La importancia de este descubrimiento es muy grande, permite abrir una puerta al pasado y entender mejor cómo se formó nuestro Sistema Solar. Podría parecerte que en nuestro día a día estudiar un pedrusco gigante tan remotono es relevante, pero si te paras a pensarlo, este rojizo muñeco de nieve tiene mucho que decirnos y nos ayudará en esta fascinante tarea de la conquista espacial.

Texto: Emilio Rey