Saltar al contenido

Dos estampas planetarias… ¿de otro mundo?

diciembre 21, 2018
Dos estampas planetarias tomadas con satélite... ¿de otro mundo?

Desde el satélite todo es diferente. Las escalas engañan, las formas y los colores se agrupan en diferentes filigranas y crean paisajes irreales. Nada es igual desde el satélite. Hasta hace muy poco tiempo suponía un balcón planetario inalcanzable, pero ahora, gracias a la tecnología, podemos salir a él en cualquier momento, incluso en tiempo real.

La Madre de todos los Balconesnos permite disfrutar y aprender.

Ver nuestro planeta desde cientos de kilómetros de altura supuso una verdadera revolución allá por los años 60 del siglo pasado, pero aún las fotografías y vídeos eran en blanco y negro y de muy baja calidad. Hoy, a punto de entrar en el año 2019, podemos disfrutar de imágenes HD tomadas con satélite y en tiempo real no sólo de nuestro planeta, sino de otros mundos apenas imaginados por nuestros abuelos.

Hoy os traigo dos imágenes desde el satélite. Ambas parecen irreales, pero no lo son. Ambas parecen de mundos remotos. Obras surgidas de la imaginación de un artista con predilección por la ciencia ficción o por alguna sustancia de dudosa legalidad… Pero no, ambas son reales y una de ellas, además, es de nuestro mundo, de nuestra Casa Tierra.

Os propongo, antes de seguir leyendo, y sin hacer trampas, adivinar cuál es la terrestre y cuál la de un mundo vecino. ¡No mires más allá de las imágenes que está la solución!

Dos estampas planetarias tomadas con satélite... ¿de otro mundo?

Dos estampas planetarias tomadas con satélite... ¿de otro mundo?

La primera de ellas muestra el río Dniéper a su paso por el norte de Kiev (Rusia). Fotografiado por uno de los miembros de la Expedición 50 de la Estación Espacial Internacional, Thomas Pesquet, en febrero del año pasado. Los meandros congelados crean unas formas cautivadoras entre los bosques, casi irreales. Pero esto es, efectivamente, nuestro planeta, fotografiado desde 400 Km de altura.

La segunda, a pesar de parecer una capa nubosa terrestre no lo es. Es nuestro hermano mayor en el Sistema Solar, Júpiter. La imagen fue tomada en octubre pasado por la sonda Juno, desde 7.000 Km de altura, tras completar su 16ª órbita alrededor del gigante gaseoso. Muestra formaciones con las que estamos familiarizados en nuestro planeta: un anticiclón, llamado el óvalo blanco, y una borrasca, más a la derecha y en rojo.