Saltar al contenido

¿Estamos comunicando fielmente la meteorología?

octubre 4, 2018

Hoy toca un post más reflexivo. Quizá no sea tan espectacular como otros, pero a veces merece la pena detenerse en este tipo de cosas. La reflexión aparece a partir de un hilo de Twitter en donde se ponía en tela de juicio la conveniencia de emitir pronósticos estacionales por parte de la AEMET, visto el uso que hacen de esta información la mayoría de medios de comunicación.

Como sabéis, acabamos de estrenar estación y la Agencia Estatal de Meteorología organiza una rueda de prensa para informar sobre cómo se ha comportado el trimestre anterior y cómo se espera que lo haga el siguiente. Para ello emite unas predicciones a medio/largo plazo en donde indica cómo será, en términos generales, el otoño en toda nuestra geografía.

El debate surge a la vista de la escasa fiabilidad de estos pronósticos, basados en datos y modelos estadísticos a medio plazo, que no son capaces de concretar qué va a pasar. Pero es que el problema vas más allá.

El problema viene con una parte importante de la prensa, los medios de comunicación, los periodistas… ávidos productores de elocuentes titulares, incansables buscadores de clics, de visitantes, de notoriedad. El clickbait como religión, como único interés, independientemente de la ciencia que se pueda esconder tras él.

Huracán entre Florida y Cuba. Imagen tomada por la NASA
Huracán entre Florida y Cuba. Imagen tomada por la NASA

Llegamos entonces a un compromiso entre la ciencia y la comunicación, y por ahí sigue el hilo mencionado. Cómo convocar a los medios y que un par de horas más tarde los telediarios, los periódicos, las radios informen lo más fielmente posible sobre lo que allí se ha expuesto. Sin estridencias, dando la importancia que tiene al trabajo de docenas de meteorólogos y cientos de máquinas. Reflejando exactamente el sentido de las informaciones ofrecidas, traduciendo las conclusiones de los científicos al gran público, en un lenguaje claro, conciso, respondiendo a uno de los objetivos más importantes de la Agencia, sino el más: la divulgación de la meteorología.

En el hilo de Twitter, iniciado por Carlos Puentes, y tras debatir sobre la utilidad de estos pronósticos y el lenguaje empleado, llegamos a la conclusión de que, por supuesto, debe existir una estrategia clara de comunicación de esta -y de cualquier- ciencia, y que quizá, los responsables de establecerla no están dentro de la AEMET, sino fuera. La Agencia posee los mejores profesionales en el sector de la meteorología y la climatología, eso está fuera de toda duda. Pero, ¿se está comunicando bien?

Me consta que se están haciendo muchos esfuerzos por estar presentes en todos los canales, la cuenta de Twitter de la AEMET tiene 160.000 seguidores y es cada vez mejor, más útil. Se producen píldoras informativas en forma de vídeo que resultan muy entretenidas, y la web de la Agencia cada vez tiene más visitas. Hay, incluso, un canal de WhatsApp que envía información regularmente, y que se agradece mucho. Pero estas acciones concretas no parecen tener por encima una estrategia bien definida, coordinada por una agencia de comunicación que establezca los mensajes fuerza y que dé las collejas necesarias a quienes desvirtúen los mensajes. Por lo visto se intentó hace un tiempo, pero no funcionó como se esperaba. Quizá es momento de volver a intentarlo, porque yo creo que es una combinación ganadora, los mejores meteorólogos y la mejor manera de comunicar.

Texto: Emilio Rey