Saltar al contenido

El clima y los vinos de Tenerife

octubre 19, 2018
El clima y los vinos de Tenerife

La pasada semana tuve la gran suerte de conocer un poco más del clima y de las particularidades meteorológicas de las Islas Canarias. Y cómo estas afectan a los diferentes sectores de la sociedad isleña. En particular, he estado en la isla de Tenerife, una auténtica clase magistral de ciencias naturales: geología, geografía, climatología, meteorología, etc. Creo que pocos sitios en nuestro continente pueden reflejar la diversidad natural como nuestras islas. Por supuesto, lo reflejan las Baleares, más expuestas a perturbaciones de carácter frío, polares, pero sobre todo las Islas Canarias.

Ocho islas de carácter volcánico –La Graciosa ha sido reconocida recientemente como tal por el Senado- en mitad del Océano Atlántico, con una orografía de lo más variada. Vientos dominantes del noroeste resultado del Anticiclón de las Azores -los famosos alisios– y visitas de densas nubes de polvo sahariano (calima) y otras perturbaciones atlánticas de vez en cuando.

Esta mezcla es realmente única. Y desde el punto de vista climatológico y meteorológico, determina la forma de vida en las Islas Canarias.

Si nos centramos en Tenerife, encontramos el punto más alto de nuestro país, el Teide, con 3.718 m. Se trata de la décima isla más alta del mundo. Haciendo el trayecto desde el sur de la isla, desde la Playa de Los Cristianos, por ejemplo, hasta la cima del imponente volcán, veremos prácticamente todos y cada uno de los climas más relevantes. Desde el clima desértico hasta el de alta montaña. Una subida a través de La Orotava es desde luego una delicia para cualquier amante de la naturaleza. Es muy recomendable.

En este viaje he aprendido además cómo las condiciones de las Islas Canarias afectan al sector del vino. Cómo los bodegueros tienen que afrontar y solucionar el problema de encontrarse aislados, y con estas circunstancias tan peculiares. El sur de la isla tinerfeña, al abrigo de los húmedos vientos alisios, tiene un régimen pluviométrico de menos de un tercio con respecto al norte, mucho más lluvioso. La falta de agua es un verdadero problema en el Valle de Güimar, por ejemplo, donde las bodegas tienen sus viñedos plantados entre coladas volcánicas.

El clima y los vinos en las Islas Canarias

En el norte, muchas parcelas de viñedos se extienden por el Valle de La Orotava, en medianías. Esto es, entre los 400 y 800 metros de altura, según zonas. Las pendientes allí son espectaculares, os lo puedo asegurar, tuve que subir en coche por varias que quitaban el hipo…el trabajo allí se multiplica. Vendimiar se convierte en una prueba atlética, prácticamente toda la uva se recoge de forma manual. Y así se lleva a bodega, para comenzar el proceso de vinificación. La maduración de la uva depende de la altura, con lo que las vendimias pueden durar un par de meses. Maduran antes las viñas a menos altitud, por estar a más temperatura.

El clima y los vinos en las Islas Canarias

Con todo esto, el panorama del vino en las Islas Canarias es muy variado, y las posibilidades muy variadas. En Canarias no afectó la plaga de filoxera, por ello es muy normal encontrar viñas de más de 150 incluso 200 años. Y eso es un valor añadido. Cada bodega aporta su toque, su personalidad, y la temperie y el terroir, hace el resto. Una verdadera maravilla. Podéis ver en Twitter muchas fotografías y muchas de las actividades que tuvieron lugar allí con la etiqueta #VolcanicGastroRoute