La contaminacion ambiental Medio Ambiente

Si tuviéramos que relacionar las palabras contaminación ambiental con un país, muy probablemente éste sería China. Esas imágenes de ciudadanos caminando por la calle con mascarillas bajo una espesa cortina de aire contaminado hace ya tiempo que dejaron de sorprendernos. No obstante, eso no significa que deba dejar de preocuparnos. De hecho, la situación es más que alarmante.

 

Según un estudio elaborado por la Universidad de California, la contaminación ambiental en China provoca la muerte de unas 4.000 personas al día. Para ser más exactos, sólo en China, 1,6 millones de personas mueren anualmente por problemas de corazón, de pulmón o por derrames cerebrales ocasionados por los altísimos niveles de contaminación del aire.

 

El estudio sitúa la quema del carbón, actividad llevada a cabo principalmente en invierno para calentar los hogares, como el principal responsable de la contaminación ambiental en China. Lógicamente, es un fenómeno extensible a todo el país, no sólo a las principales urbes, lo que nos sugiere un planteamiento más preocupante aún. Planteamiento que Robert Rohde, líder del estudio, se encarga de contrastar: el 38% de la población de China vive en zonas que tienen aire poco saludable.

 

Aparte del país asiático, la contaminación ambiental mata silenciosamente a millones de personas al año en todo el mundo. Para ser más exactos, la OMS afirma que son más de 7 millones de personas las víctimas del que se ha convertido en el principal riesgo medioambiental para la salud.

 

Entre las principales ciudades más contaminadas del mundo se encuentran Nueva Delhi y Pekín en Asia, Dakar y Accra en África, Sofía y Ankara en Europa o Lima y México D.F. en América Latina. Pero las ciudades españolas tampoco salen bien paradas. Según la OMS, de 46 urbes nacionales analizadas, tan sólo 9 cumplen con los índices de contaminación recomendados.

 

De hecho, Madrid y Barcelona están a la cola de las ciudades europeas en la lucha contra la contaminación del aire que respiran sus ciudadanos. Las cifras son cada vez más alarmantes, así que pongámonos manos a la obra para, entre todos, luchar por un aire limpio y sano para nuestros pulmones.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *