Prefabricated house and photovoltaic pannels. Innovación / Medio Ambiente

“Menos es más” es un lema que define este tiempo. Especialmente en arquitectura, donde el minimalismo y la búsqueda de espacios interiores diáfanos se han extendido como una prioridad.

Hacen falta soluciones estéticas y modernas para hogares actuales y prácticos. Soluciones adaptadas a los nuevos tipos de familia, a las nuevas tecnologías, o a las ciudades con sobrecarga poblacional. En este contexto, cobra un papel relevante la construcción modular.

No todas las viviendas modulares tienen el mismo aspecto. De hecho, no existe limitación para sus diseños, lo que permite “crear” cualquier casa con cualquier estilo de puertas, ventanas y detalles arquitectónicos. Módulos industrializados de multitud de materiales y aleaciones, unos costes más reducidos y un ágil sistema de montaje son las principales características de esta tipología de construcción.

No se trata de un modelo nuevo. La industria de los paneles prefabricados se ha ido sofisticando hasta hacer de la construcción modular un modelo tan aceptado como el tradicional. Eso sí, se trata de una manera de trabajar más rápida, más barata, con unos controles de calidad más rigurosos y una mayor seguridad para los trabajadores. Garantiza, además, menos camiones en las rutas y menos cantidad de residuos. A más estandarización y manufactura “indoor”, mayor eficiencia energética y menor impacto ambiental.

A continuación te presentamos algunas respuestas a preguntas frecuentes sobre viviendas modulares:

  • Son inmuebles, es decir, estructuras permanentes que no pueden ser movidas una vez son ubicadas en el terreno elegido.
  • El hecho de ser casas prefabricadas no les hace perder valor.
  • Pueden comprarse y venderse, así como ser modificadas según las necesidades de cada ocupante.
  • Las condiciones de financiación de este tipo de construcción funcionan del mismo modo que las de las viviendas construidas a la manera tradicional. También los seguros y los impuestos asociados.
  • Hay costes que suelen no ser comentados al hablar del precio inicial de la vivienda pero que deben tenerse en cuenta, como el precio de la instalación eléctrica y todo el sistema de saneamiento y tuberías. Estos gastos adicionales suelen suponer aproximadamente un incremento de un 20 por ciento sobre el coste inicial del ensamblaje de los paneles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *