Saltar al contenido

Cómo poner a punto tu termo o calentador

abril 19, 2017
termos

Con la llegada del buen tiempo volvemos a las segundas residencias en los pueblos y playas. Y en ese momento nos podemos encontrar con que el termo o el calentador no funcionan. Se trata de una situación bastante habitual ya que, al pasar todo el invierno sin ser usados, este tipo de equipos pueden fallar cuando se intenta ponerlos en marcha. Para evitar este tipo de situaciones tenemos que tener en cuenta los siguientes consejos:

Si el calentador se enciende y se apaga

Se trata de uno de los fallos más comunes en los calentadores de gas. Esto se suele deber a que las piezas internas de goma que lleva, con el paso del tiempo terminan por estropearse: al haber estado sin funcionar durante mucho tiempo, la goma se pasa y ya no sirve. En este caso, la solución más eficiente consiste en sustituir las partes dañadas por otras nuevas.

Si la llama del calentador es amarilla

El color correcto es el azul. Cuando está amarillo se debe a un exceso de suciedad que hace que la mezcla de aire y gas no sea la adecuada. En este caso, lo primero que se deberá hacer es limpiar adecuadamente el calentador y si después de hacerlo la llama siguiera siendo anaranjada, llamar a un técnico para que revise el equipo más a fondo.

Si el calentador no arranca

La primera recomendación es comprobar que la llave de paso está abierta y que se dispone de gas -en el caso del butano-. Si a pesar de ello sigue sin arrancar podemos probar a purgar el calentador.

Si salta el diferencial al activar un termo eléctrico

En el caso de que en nuestra segunda vivienda dispongamos de un termo eléctrico y al encenderlo salte el diferencial, la causa más probable puede ser que la portavaina se haya perforado. En este caso, la única solución factible consistirá en sustituirla por otra nueva.

Si el termo no calienta lo suficiente

Este problema puede deberse a una acumulación excesiva de cal. En este caso, lo mejor será limpiar correctamente el interior del termo para asegurarse de que todo el calor pasa al agua y no se pierde en la cal acumulada sobre la resistencia.

 

Si a pesar de todo lo anterior todavía tuviéramos problemas con un calentador o con un termo, lo mejor será llamar a un técnico que pueda evaluar el estado del equipo por si hubiera averías más graves que necesitaran ser solucionadas por un profesional.