Saltar al contenido

Radiadores eléctricos de bajo consumo: ¿conoces todas sus ventajas?

febrero 5, 2018
Radiadores eléctricos: todas sus ventajas

Optar por los radiadores eléctricos para procurarnos una temperatura agradable en nuestro hogar y como parte de nuestro equipamiento de calefacción es una decisión que conlleva numerosas ventajas. Los radiadores eléctricos son muy fáciles de instalar y mover: podemos atornillarlos a la pared de la habitación procurando disponer de un enchufe cerca o podemos optar por radiadores con soporte de ruedecillas para desplazarlos por las estancias según nuestras necesidades.

Debido a su inercia térmica, es decir, su capacidad de retener el calor una vez apagados, pueden reducir el consumo eléctrico hasta un 30% frente a otros métodos de calefacción eléctrica. Más ventajas de este sistema de calefacción son que no resecan el ambiente y que no producen humos ni ruidos.

Para calcular la potencia necesaria de cada emisor debemos conocer el tamaño de la estancia en la que se instala y, a partir de un determinado tamaño, es recomendable instalar dos o más emisores para asegurarse el confort térmico. Normalmente se realiza un cálculo de entre 80 y 100 W de potencia por cada m2 de la habitación.

A continuación veremos los diferentes tipos de emisores térmicos disponibles en el mercado que se adaptan al tipo de uso que hacemos en cada estancia, pudiendo combinar los tipos según nuestras necesidades:

Emisores térmicos secos. El calor se transmite directamente desde la resistencia eléctrica. Se calientan rápidamente pero, frente a los dos siguientes tipos, se enfrían antes una vez apagados. Son ideales para habitaciones que necesites calentar en momentos puntuales.

Emisores térmicos de fluidos. Su principal ventaja es que mantienen el calor durante más tiempo al contar con un líquido interno que sigue caliente una vez apagado el aparato. Pueden estar funcionando entre 5 y 8 horas diarias.

Emisores térmicos cerámicos. Consiguen la mayor inercia térmica, es decir: cuesta más que se calienten, pero una vez lo hacen mantienen muy bien el calor, espaciando mucho más los encendidos/apagados periódicos que efectúan estos aparatos. Están recomendados para cuando se va a realizar un uso continuo de él de más de 8 horas diarias.

Muchos de ellos disponen de una pantalla de led que permite que puedan ser programados. Siguiendo las instrucciones del fabricante a la hora de programarlo conseguiremos aumentar la eficiencia del aparato sin tener que renunciar al confort.

Los modelos más completos incluyen un avisador de ventanas abiertas y un práctico medidor de consumo que nos ayudará a controlar el gasto energético.