Saltar al contenido

Iluminar espacios públicos con placas solares: ¿es viable?

marzo 15, 2019
Iluminar espacios públicos con placas solares: ¿es viable?

Desde ofrecer una mayor visibilidad para peatones y conductores, hasta aportar una iluminación de alta calidad para los edificios de una ciudad. O permitir seguir realizando eventos deportivos y de entretenimiento en exteriores cuando cae la noche. La iluminación en espacios públicos también se puede hacer con placas solares.

De hecho, cada vez es más frecuente ver que determinados pasos de cebra están iluminados por las noches. La energía necesaria para proporcionar esta luz se recoge durante el día en unas placas solares adosadas a la señal de tráfico que indica la presencia del paso de cebra.

Iluminar estos espacios públicos gracias a las placas solares se está volviendo en algo muy popular en todo el mundo. Por eso también la oferta de productos y soluciones disponibles se va ampliando: desde iluminación para zonas pequeñas y concretas a otras más grandes, desde sistemas con o sin columna, a aquellos que tienen detectores de movimiento y otros estáticos.

Iluminar espacios públicos con placas solares: ¿es viable?

Estos sistemas de alumbrado recogen la luz solar de manera eficiente durante el día y almacena la energía en un sistema de batería dedicado. Esta batería se encarga por la noche de distribuir esa energía acumulada y ofrecer luz a través de pantallas LED de bajo consumo. Al emplear la tecnología LED se aúna potencia con capacidad de poder iluminar grandes áreas.

Mayor eficiencia energética

Es un sistema independiente de la infraestructura de la red eléctrica. Además, no hay cambios de bombilla y casi ningún mantenimiento, lo que también les hace ser más eficientes. De hecho, un sistema de alumbrado público solar es una alternativa mejorada al sistema de alumbrado público convencional debido a su superioridad en eficiencia energética, operación, mantenimiento y depreciación lumínica. El producto también se puede instalar en áreas rurales donde las redes son débiles o sufren frecuentes interrupciones y cortes de energía eléctrica convencional. Además, la iluminación solar de la calle es una tecnología en continua evolución y cada día es más barata.

Este sistema de alumbrado solar es respetuoso con el medio ambiente ya que emite cero emisiones de CO2 durante el funcionamiento. Los informes sugieren que la transición de las luces de calle tradicionales a las luces de calle solares reduciría el consumo de energía global (para iluminación) en más del 52%, previniendo alrededor de 735 millones de toneladas de CO2 al año.