Saltar al contenido

Energía solar térmica en el hogar para el agua caliente

noviembre 12, 2018
Agua caliente con energía solar.

La energía solar térmica se puede utilizar para calentar el agua. Se trata de una opción más sostenible que otro tipo de instalación, puesto que esta energía proviene del sol. Además, estos sistemas se pueden instalar en todo tipo de edificios residenciales, tanto comunitarios como en viviendas unifamiliares.

Según el informe Potencial de la Energía Solar Térmica en Europa, la demanda de calefacción y refrigeración representa el 49% por ciento de la demanda de energía en la UE. “Solo tres fuentes de energía renovables (biomasa, geotérmica y solar) generan calor, por lo que es crucial clarificar cómo pueden contribuir estos distintos sectores a los objetivos de energías renovables”, afirman.

Cabe recordar que recientemente el gobierno ha aprobado un nuevo marco legal con el que se busca fomentar el uso de energías renovables en todos los ámbitos.  Además, existen subvenciones en varias administraciones para favorecer el uso de estos sistemas.

Cómo funciona

Una instalación de energía solar térmica acumula el calor del sol recogido por unos paneles denominados colectores. Esta energía se transmite tanto para calentar el agua corriente, como para utilizarlo como sistema de calefacción a través de radiadores o suelo radiante.

Este calor se envía sin producir electricidad (algo que sí ocurre con las placas fotovoltaicas, que sí generan corriente eléctrica).

Energía solar térmica en el hogar para el agua caliente

Una instalación de energía solar térmica conlleva la instalación de unos captadores solares en la fachada o en la cubierta del edificio. Para su aplicación en agua caliente sanitaria (ACS) es necesario que este calor se transmita al agua de consumo a través de un intercambiador. Generalmente este calor se queda acumulado en un depósito preparado para su uso posterior.

Una vez que tenemos agua caliente gracias al sistema de energía térmica, podemos utilizarla para calentar agua o alimentar el sistema de calefacción.