Ecoetiquetado Ahorro / Equipamiento

Poco a poco todos vamos concienciándonos de lo importante que es hacer un uso eficiente de la energía y de cuidar el medio ambiente. Las entidades internacionales se involucran cada vez más y la Unión Europea ha aprobado una nueva directiva que regula la ecoetiqueta y el ecodiseño de los productos de calefacción, aire acondicionado y agua caliente.

 

Ya conocemos el ecoetiquetado en productos como neveras o lavadoras, pero la novedad de esta normativa es que se aplicará también de manera progresiva a otros productos, como calderas de combustible sólido y aparatos de calefacción local, que no estaban incluidos en la regulación anterior.

 

Estas nuevas etiquetas deberán aparecer en todos los electrodomésticos, en los folletos en los que se oferten y también en cualquier documento acerca del producto (como por ejemplo en los manuales). El etiquetado ayudará a los consumidores a comprobar las características energéticas de los aparatos que compren. Además de la potencia, también proporcionará información sobre los niveles de ruido y consumo del producto, una información muy útil tanto para cuidar nuestra huella ecológica como nuestros bolsillos, ya que nos ayudará a planificar nuestros gastos de consumo energético.

 

El ecodiseño obligará a los fabricantes a retirar del mercado los productos que no cumplan las normas de eficiencia energética. De esta forma, se avanza un paso en la fabricación eficiente. Con el ecoetiquetado ayudamos al consumidor a comprar, pero si desde la fabricación se realizan los productos más eficientes ya se cierra el círculo, reduciendo la huella ecológica tanto de los consumidores como de los productores.

 

Este proceso, que comenzará a finales de 2015 y se extenderá hasta el 2020, será obligatorio para todos los países de la Unión Europea. A partir de septiembre de este año, los fabricantes no podrán sacar al mercado productos que no cumplan con la normativa y, aunque durante un periodo de transición los distribuidores podrán vender los productos que tienen en stock, la tendencia es que estos desaparezcan del mercado.

 

Aunque la regulación no está terminada, con ella la Unión Europea da un paso más en el cumplimiento de los acuerdos internacionales sobre eficiencia energética y cambio climático (Kyoto y Plan UE20).


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *