ahorrar en el hogar Ahorro / Equipamiento

Estamos rodeados de aparatos que consumen energía y se han vuelto indispensables en nuestro día a día.  Un uso no eficiente de estos, hace que tanto nuestros bolsillos como el medio ambiente se vean perjudicados.

Ahorrar energía no significa sacrificar nuestra comodidad, sino conseguir los mismos resultados consumiendo menos. A continuación te damos una serie de consejos para que ahorres energía sin empeorar tu calidad de vida:

 

En la cocina:

  1. Siempre que puedas, elige cocinar con olla a presión en lugar de con una olla convencional.
  2. Si usas una olla convencional, tápala mientras cocinas, así ahorrarás un 20% de energía. No uses más agua de la necesaria (cuanta más agua tenga la olla, más tiempo necesitaremos para calentarla).
  3. Nunca descongeles los alimentos debajo del grifo. Planifica tus comidas, descongela la comida la noche anterior pasándola del congelador al frigorífico.
  4. Piensa qué vas a comer antes de abrir la nevera.
  5. Utiliza el microondas y no el horno para calentar la comida.
  6. No pongas la lavadora ni el lavavajillas si no están llenos.

 

En el baño:

  1. Recuerda cerrar el grifo mientras te lavas los dientes, así podremos ahorrar hasta 20 litros en cada lavado.
  2. No uses el inodoro como papelera e instala un sistema de descarga parcial en tu cisterna para ahorrar agua.
  3. Dúchate en lugar de bañarte.
  4. Instala reguladores de temperatura para el termostato de la ducha (pueden hacer ahorrar hasta un 5% de energía). Recuerda que la temperatura del agua entre 28ºC y 35ºC es suficiente para tener una sensación agradable.

 

En toda la casa:

  1. Pásate a las bombillas de bajo consumo. Además de ser mejores para la salud visual, consumen un 75% menos que las bombillas convencionales. No olvides apagar las luces siempre que salgas de una habitación.
  2. Desenchufa los aparatos eléctricos cuando no estén en uso. Mantener los aparatos en standby supone entre el 5% y el 10% del total de la energía que consumen.
  3. Utiliza pilas recargables en lugar de desechables.
  4. Usa tu aire acondicionado a la temperatura adecuada
  5. Tanto en invierno como en verano: entre 5 y 10 minutos es tiempo más que suficiente para airear tu casa.
  6. Instala un termostato en la calefacción y regúlalo a 20ºC en invierno. Es una temperatura agradable para estar en casa y por cada grado adicional, gastarás un 5% más de energía.

 

Como ves, son consejos muy fáciles de seguir una vez los introduzcas en tu rutina. Siguiéndolos, conseguirás reducir tus facturas y tu huella ecológica.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *