Saltar al contenido

Agua caliente extra para tu hogar

marzo 11, 2019
Un calentador extra para tu hogar

Si vives en una casa con varios pisos, es probable que tengas un aporte extra de agua caliente. Si tu calentador no cumple con tus necesidades de agua caliente en casa, un termo eléctrico es una forma de tener agua caliente en el piso superior donde a veces no llega la potencia de una caldera tradicional.

Estos termos, se enchufan a la red eléctrica a través de una enchufe corriente y, dependiendo de su capacidad (las opciones van desde los 10 a los 150 litros, aproximadamente), son capaces de calentar y almacenar en su interior una buena cantidad de agua caliente. Que es suficiente para poder ducharse, por ejemplo, en este piso superior.

Los termos eléctricos son ideales para dar solución a habitaciones o estancias en las que viven dos o tres personas y que no consumen mucha agua. Además de estar pensados para viviendas donde no se va a hacer un uso frecuente, como segundas viviendas, también son una solución idónea para aquellos lugares de la vivienda donde la potencia de la caldera o el calentador no llega para servir agua caliente.

Un calentador extra para tu hogar

Principales beneficios

Colocar un termo eléctrico no es solo algo práctico para este tipo de residencias, sino que apostar por este sistema de agua caliente también tiene otras ventajas. Por ejemplo, un ahorro de agua, ya que al salir directamente del termo, no tenemos que esperar a dejar correr el agua hasta que la caldera la caliente. Y además, con este equipamiento logramos que la temperatura del agua se mantenga constante… hasta que se acaba, claro.

De hecho, éste es uno de los aspectos que debemos tener en cuenta, pues cuando se acaba el agua caliente almacenada en el termo, éste tarda un tiempo en calentar de nuevo el agua. Algo que no debemos olvidar, sobre todo si son dos las personas que van a ducharse empleando ese sistema.

En muchas ocasiones se coloca en el cuarto de baño al que va a prestar principalmente servicio. Colocarlo encima de la puerta de entrada es, asimismo, un recurso bastante útil para que no rompa el diseño de la habitación. Eso sí, en cualquier caso, es conveniente llamar a un instalador autorizado para garantizarnos que el equipo esté bien instalado y no suponga ningún tipo de riesgo.