Saltar al contenido

5 claves para optimizar tu calefacción

enero 15, 2018
claves para optimizar la calefacción y ser más eficiente

Contar con una solución integral de calefacción en el hogar como la que te ofrece Endesa es la mejor manera de conseguir confort en casa durante el invierno sin necesidad de asumir grandes gastos. De todas formas siempre vienen bien consejos prácticos para optimizar la calefacción y ser más eficientes de cara a su coste y a las buenas prácticas de consumo sostenible.

Te explicamos algunos puntos en los que se puede actuar para aminorar nuestro gasto. Identificamos cinco claves para procurarte el necesario confort térmico sin desperdiciar energía.

Caldera: opta por una de condensación. Son la opción más recomendable para ajustar los gastos de calefacción, pues tienen un rendimiento de más de un 100%. Es decir, que aprovechan el calor que se genera al enfriar el vapor de agua de los humos de la combustión antes de que estos se vayan por la chimenea. Obtienen energía de lo que en otras calderas es un deshecho.

Toma el control de la temperatura: un grado importa. Cada grado más hace que se dispare el consumo de energía un 7%. Y un grado menos puede ser importante. Como curiosidad, en 2006 plena crisis del gas ruso-ucraniano, el ministro de Energía italiano pidió a todos sus compatriotas que bajaran un grado la calefacción para poder afrontar el descenso en el suministro. Optimizar la calefacción pasa necesariamente por controlar la temperatura.

Puertas y ventanas: no dejes que el calor se escape. Cierra las puertas de las estancias en las que no haya nadie. No dejes que el aire caliente de las habitaciones se escape cada vez que alguien abre la puerta de la calle. Y lo mismo ocurre con las ventanas, se calcula que casi un 30% del aire caliente de la calefacción se pierde por las ventanas. Para evitarlo utiliza burletes para hacerlas más estancas y sustitúyelas por ventanas con rotura de puente térmico en cuanto dispongas de un presupuesto para hacerlo.

Radiadores: sácales el mayor partido. Púrgalos bien para optimizar su funcionamiento, despeja muebles o estanterías próximos, retira cortinas que los cubran y no los uses para secar ropa encima. Así funcionarán al máximo rendimiento.

Abrígate tú y abriga tu casa. Es aconsejable ponerse una manga más o añadir una manta a la cama que subir un grado la calefacción. Las alfombras de lana ayudan a mantener el calor de la casa al aislarnos del suelo o evitando que el frío alcance nuestros pies. También existen en el mercado cortinas confeccionadas con telas térmicas que aíslan del frío de las ventanas.