Saltar al contenido

Ventajas de dormir con el aire acondicionado

julio 9, 2018

Puede ser difícil conciliar el sueño en una calurosa noche de verano si no estamos completamente cómodos. Pero, ¿es bueno dormir con el aire acondicionado?

A favor

La comodidad y el confort por evitar que las sábanas se nos peguen a la piel por el efecto del calor y la sudoración es una de las primeras razones a favor de dormir con el aire acondicionado puesto.

Con él podemos elegir la temperatura que nos resulte más cómoda, lo que facilitará la transición al sueño. Usar el aire acondicionado también puede ayudar a reducir la humedad, evitando sudores a lo largo de la noche.

Debemos tener en cuenta que cuando vamos a dormir, la temperatura del cuerpo desciende de forma natural para facilitar que nuestro organismo se desacelere y podamos recuperarnos de las actividades desempeñadas durante el día. Mantener la habitación a una temperatura fresca, pero no fría, puede hacer que sea mucho más fácil que el cuerpo se relaje, facilitando el poder conciliar el sueño más rápido y dormir tranquilamente.

Además, la mayoría de estos electrodomésticos cuentan con una función de noche que hace que sean aún más silenciosos.

Dormir con el aire acondicionado

Por si fuera poco, un estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud de EE.UU. descubrió que dormir a temperaturas más frescas puede aumentar la cantidad de grasa marrón (saludable), que se quema más rápidamente que la grasa blanca (no saludable). También puede mejorar la sensibilidad a la insulina, ayudando a reducir el riesgo de diabetes.

Puede que hayas escuchado que, al restar humedad del ambiente, utilizar el aire acondicionado puede producir algo de sequedad en la piel. Esto se evita con una buena hidratación. Recuerda que se recomienda beber 2 litros de agua al día y que en los meses de calor debemos vigilar más atentamente nuestra hidratación y también la de las personas que están a nuestro alrededor.

Otro de esos argumentos suele ser el ruido que hacen estos aparatos. O, más bien, hacían. No es sólo que la tecnología haya mejorado mucho en este sentido, sino que cada vez más todos los aparatos incluyen una función noche, mucho más silenciosa que la diurna.

Dormir con el aire acondicionado es, sin duda, una opción muy refrescante para las noches en las que el calor no nos deja conciliar bien el sueño.