Saltar al contenido

El termostato inteligente, ¿una ayuda para ahorrar energía en casa?

febrero 13, 2019

La calefacción y el aire acondicionado representan aproximadamente la mitad del consumo de energía en un hogar, según algunos estudios. ¿Puede un termostato inteligente ayudarnos a reducir este gasto?

Con estos aparatos podemos controlar la temperatura del hogar. Pero cuando elegimos uno inteligente, este puede encender y apagar los sistemas de calefacción y refrigeración en función de la temperatura que detecta en cada habitación.

El termostato Nest de Google asegura ir más allá de esta simple detección de temperatura para generar un impacto real en el consumo de energía. ¿Cómo? Nest se programa a sí mismo aprendiendo los patrones de comportamiento del usuario y las temperaturas deseadas para ciertos días y horas durante la semana. A partir de esa información, genera un horario para su hogar.

Además, estos dispositivos aseguran estar preparados para bajar automáticamente la temperatura de cada habitación cuando detecta que no estamos en ella. Y viceversa: en cuanto volvemos, el termostato inteligente nos reconoce y volverá a la temperatura programada.

termostato inteligente hogar

Pequeños sensores en cada habitación

Para ello tiene que utilizar un pequeño sensor de temperatura inalámbrico que se debe colocar en cada estancia de la casa. Y que permite que el sistema Nest configure su programación a la temperatura de una habitación específica. El sensor de temperatura funciona con el termostato Nest Learning de tercera generación y el termostato Nest E. Se puede comprar de forma individual o en paquetes de tres.

Este tipo de soluciones son muy prácticas, especialmente para aquellos usuarios que están ajustando constantemente la temperatura del termostato a lo largo del día para que la temperatura sea la adecuada en la habitación en la que se encuentren en cada momento. Ante estas situaciones, los sensores remotos eliminan la necesidad de hacer estos continuos cambios.

Según datos de la propia Nest, este termostato inteligente ahorró a los usuarios de EE.UU. aproximadamente entre un 10% y un 12% en sus facturas de calefacción y un 15% en sus facturas de aire acondicionado.