Saltar al contenido

Los electrodomésticos eficientes que ayudan a ahorrar

noviembre 6, 2017

Los electrodomésticos eficientes son, por definición, aquellos que realizan las mismas funciones que los tradicionales, pero utilizando menos energía. Son una apuesta ganadora. Las grandes marcas conocen nuestras preocupaciones y nos ayudan a reducir nuestro consumo eléctrico fabricando electrodomésticos capaces de realizar sus funciones utilizando menos energía. Suelen tener un precio algo más elevado, pero la diferencia de precio se amortiza en pocos meses a través del ahorro energético que suponen.

¿Sabías que los electrodomésticos suponen más del 50% del consumo energético de nuestro hogar? Entre ellos, destaca el frigorífico que es el responsable de casi un tercio de nuestra factura eléctrica.

¿Cómo se distinguen? Según la normativa europea todos los electrodomésticos a la venta tienen que mostrar una etiqueta estándar, igual para todos los países de la UE, ya que utiliza pictogramas. El objetivo de ese etiquetado es doble: por una parte, que consideremos la eficiencia energética como un factor más que condicione nuestra decisión de compra. Por otra, los datos que figuran en la etiqueta energética nos permiten comparar modelos y marcas basándonos en criterios objetivos.

Etiquetado energético de electrodomésticos eficientes. Fuente: Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital
Fuente: Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital

En la escala, los colores verdes distinguen a los electrodomésticos más eficientes mientras que los menos eficientes estarán marcados por el rojo. Es importante señalar que el sistema actual, que utiliza letras de la A a la D, con subtipos A+, A++ y A+++ tiene los días contados. El Parlamento Europeo anunció el pasado verano que a finales de 2019 entrará en vigor un nuevo etiquetado que irá desde la A a la G, y eliminará los subtipos que ostentaba la A. Todo ello para evitar confusiones y simplificar la elección del consumidor.

Una nueva generación de electrodomésticos eficientes se instalará en nuestras casas en los próximos años, ayudándonos a controlar el gasto energético. Cuando se adquiere uno de ellos merece la pena leerse las instrucciones para conocer en profundidad todos sus programas y funciones y optimizar así su uso. Los consejos clásicos son también válidos con ellos: aprovechar el calor residual en hornos y cocinas, no introducir alimentos calientes en la nevera o utilizar programas de lavado en frío en la lavadora.