Saltar al contenido

Pequeños trucos para ahorrar en calefacción

diciembre 4, 2017
Ahorrar en calefacción: pequeños trucos

Prescindir de calefacción es un lujo que sólo puede darse en las latitudes más cálidas de nuestro país. El frío ha llegado, por fin, y se quedará con nosotros durante varios meses, así que la calefacción se ha convertido en un aliado imprescindible para estar cómodos en nuestro hogar. En este post enumeramos pequeños trucos que pueden ayudarnos a ahorrar en calefacción y reducir por tanto la factura eléctrica, que suele afrontar en los meses de invierno los mayores incrementos del año.

Un grado más ¿importa?

A la hora de fijar la temperatura de la calefacción es necesario saber que aumentar la temperatura un solo grado más hace que el consumo de energía se incremente un 7%. Hay que pensárselo dos veces. Recordemos que, según indicaciones del Instituto de Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), en invierno lo aconsejable es mantener la temperatura entre 19 °C y 20 °C durante el día, y a unos 16 °C o 17 °C durante la noche.

La calefacción: ¿mejor mantenerla baja todo el día? ¿apagarla por la noche?

Es necesario estudiar el uso que se hace de la vivienda caso a caso para determinar qué es lo que necesitamos y qué presupuesto queremos (o podemos) dedicar a la calefacción. Hay factores determinantes: si la vivienda permanece vacía durante gran parte del día, la edad de las personas que la habitan y sus costumbres o el aprovechamiento que puede hacerse de las horas de mayor insolación.

¿El calor se va por las ventanas?

Desde luego que sí. Entre el 25 y el 30% de las necesidades de calefacción se deben a la pérdida de calor por las ventanas. Es una estimación media, lógicamente no se pierde el mismo calor a través de unas ventanas sencillas que cuando hablamos de ventanas con aislamiento, rotura de puente térmico o cristal doble. Cambiar los cerramientos de una casa supone cierta inversión, pero simplemente colocando burletes adhesivos reduciremos considerablemente la pérdida de calor por las rendijas si disponemos de ventanas convencionales.

¿Abro las ventanas en invierno?

Es necesario ventilar las casas, pero también resulta clave elegir el mejor momento para hacerlo. Ventilar y ahorrar en calefacción es compatible. Lo ideal es abrir las ventanas cuando esté dando el sol y la calefacción esté apagada. En 10 minutos la estancia estará ventilada. Mientras esté dando el sol, lo mejor es mantener las persianas altas y las cortinas recogidas, para aprovechar todo el calor que producen los rayos solares.

¿Todas las habitaciones a la misma temperatura?

Existe la creencia de que para mejorar el confort es necesario que todas las estancias estén a la misma temperatura. Sin embargo se ha demostrado que no tiene ningún fundamento y favorece el despilfarro. Es mejor apagar los radiadores de las habitaciones que no se usen y cerrar la puerta. Cada estancia puede tener unas necesidades de temperatura distintas según el uso que hagamos de ella.

¿Se puede ahorrar gracias a termostatos conectados a nuestro móvil?

Sin duda. Además, no se trata solo de programar, sino de estudiar nuestros hábitos de consumo y elegir opciones más eficientes. Contar con un teléfono conectado a la calefacción nos va a permitir tener un conocimiento más completo y detallado de nuestros hábitos de consumo. Las aplicaciones móviles registran toda la información y ofrecen gráficas de cantidad y forma de consumo que permiten adelantarnos a nuestras propias necesidades, consiguiendo un uso más eficiente y ahorrar en calefacción.